Parapente en Cebreros

parapente en Cebreros

¿Quieres volar en parapente biplaza en Cebreros? mira nuestro servicio “parapente en montaña” para saber qué incluye.

Como ya hemos comentado en alguna ocasión estos artículos son informativos para aquellos que quieres saber un poco más sobre la zona de vuelo aunque lo ideal es ir acompañado por lo que estaremos encantados de que vengas con nuestra escuela.

El vuelo en parapente en Cebreros es para todos los públicos, es una zona usada por empresas para hacer vuelos biplaza y cursos de iniciación.
Si eres un piloto novel debes evitar las horas centrales del día, sobre todo el verano o días muy calurosos ya que te puedes encontrar con un vuelo especialmente turbulento además de tener dificultades para descender y aterrizar.

El despegue

Cebreros es una zona de vuelo con orientación sureste, la subida en coche tiene una duración de unos 20 minutos desde el aterrizaje, la mitad del trayecto es por la carretera de subida al puerto de arrebatacapas y el resto por camino. Para acceder al despegue es recomendable un todoterreno o furgoneta aunque también vemos algunos turismos de vez en cuando subir. La pista está bastante bien, solo hay que prestar atención a algún escalón y a las zonas más rocosas.
Es una zona de vuelo comercial usada por muchas empresas, es fácil encontrar remonte para subir al despegue.
Es un despegue para todos los públicos, muy amplio, con buena inclinación y mayormente libre de obstáculos.

El vuelo en parapente en Cebreros

En esta zona de vuelo podemos hacer ladera aunque lo más habitual es el vuelo térmico, justo en frente del despegue nos encontramos la primera térmica de servicio que muchas veces nos eleva rápidamente. En días calurosos podemos encontrar térmicas muy potentes en prácticamente todo el valle, incluso nos puede dificultar el descenso en horas medias del día.
Es una zona habitada por buitres, es habitual volar junto a estas majestuosas aves.
La mejor hora para hacer parapente en Cebreros es desde bien temprano por la mañana hasta media tarde, es habitual que al final del día el viento sople de atrás en el despegue debido a la rotación del sol aunque si esto no ocurre podemos dar un precioso vuelo al atardecer en Cebreros.

El paisaje al volar en parapente en Cebreros

Justo a los pies de la ladera nos encontramos con el pueblo abulense de Cebreros, y un poco a nuestra derecha el precioso pueblo de El Tiemblo. Ambos pueblos tienen su encanto turístico y a vista de pájaro son hermosos.
Justo en frente del despegue tenemos el Pantano de San Juan donde veremos a los barcos navegar, en miniatura, como si de una maqueta se tratase.
Hacia el oeste tenemos el pantano del Burguillo y justo hacia la presa del mismo tenemos el charco del cura, un área recreativa donde podemos darnos un chapuzón en esos días tan calurosos de verano.
En días muy despejados, en el horizonte, podemos apreciar las 4 torres de Plaza Castilla en Madrid.

El aterrizaje

Este aterrizaje es quizás más técnico que otros de los que hemos hablado anteriormente. Es un campo estrecho que apenas permite un aterrizaje a lo ancho, además no es muy largo por lo que en días térmicos es fácil pasarse de largo, no hay problema, hay margen si nos pasamos pero aterrizaremos cuesta arriba en ambos casos.
Es un aterrizaje un poco traicionero si no te lo conoces bien, al comienzo del campo, por donde entramos con el coche, hay una pequeña descendencia justo encima de un zarzal. El resto del campo es una térmica que te hace flotar hasta el infinito.
Por si fuera poco, la orientación del viento es muy cambiante en el aterrizaje por lo que es fácil que acabemos aterrizando con viento en cola.

Como veis volar es Cebreros es una maravilla aunque en este caso tenemos “un pero” y es el aterrizaje.

Vuelos en parapente