Cómo aprender a volar en parapente

¿Cómo aprender a volar en parapente?

La mayoría de la gente piensa que este deporte está fuera de su alcance y ni siquiera se plantea que aprender a volar en parapente sea una posibilidad.
Lo ven como un deporte de alto riesgo que ellos no serían capaces de aprender y nada más lejos, si te lo propones puedes disfrutar mucho.

Aprender a volar en parapente es para todos

Antes de entrar a explicar cómo aprender a volar en parapente me gustaría analizar por qué la gente no se anima a aprender y es que hay tres motivos principales.

El primero es la capacidad física, un error muy común, ya que no hace falta ser un atleta de élite para aprender a volar en parapente.
Si que es recomendable tener un mínimo de condición física, sobre todo al principio requiere de un esfuerzo extra por la falta de técnica, pero una vez tengamos dominada la campa con cierta destreza el esfuerzo será mínimo.

Otro motivo que nos lleva a alejarnos de la posibilidad de aprender a volar en parapente es el miedo. Los humanos somos miedosos por naturaleza, es nuestra condición, tenemos miedo a lo desconocido.
Evidentemente no somos pájaros por lo que eso de volar nos parece un disparate, peligroso y temerario. Lo mejor para eliminar este miedo es conocerlo. Os invito a que probéis una sesión de suelo, no es peligrosa y lo disfrutareis incluso más que cualquier otra actividad.
Con nuestra actividad “Descubre el parapente” podréis practicarlo durante 4 horas.

Por último y no menos importante está el tema económico. Desde luego que, si queremos un completo, curso + equipo nuevo, el desembolso inicial es alto, pero podemos empezar poco a poco.
Os voy a poner como ejemplo la hípica, cuando comienzas no te compras un caballo y lo mantienes en una cuadra si no que te apuntas a clases y aprendes a montar primero. Con el parapente ocurre lo mismo, primero podéis empezar con el curso y si os encanta pues ya os compráis el equipo para seguir volando siempre que queráis.
También hay que tener en cuenta que una vez comprado el equipo el único gasto es desplazarte a la zona de vuelo y el mismo te puede durar muchos años.

Así que, aclarados estos puntos, ¿cómo podemos aprender a volar en parapente?

¿Cómo aprender a volar en parapente?

Campa, campa y más campa

Aquí llega la pregunta del millón y como cualquier otro deporte el truco es practicarlo, pero claro no vamos a coger un parapente y lanzarnos montaña abajo ¿no?

Lo primero que haremos será aprender a usar el parapente en el suelo y sin viento, como si fuese una cometa muy grande.
Una vez tenemos dominado el parapente por encima de nuestra cabeza y durante una carrera relativamente larga pasaremos al siguiente nivel que es aprender a manejar el parapente con un poco de brisa.

Con un poco de viento es más agradecido de practicar ya que el viento nos ayuda a mantener el parapente por encima de nuestra cabeza, evitando tener que estar corriendo todo el rato para que no se caiga.
¡OJO! No queramos avanzar más rápido de lo necesario, un poco de viento no es un huracán, el parapente si lo manejamos mal nos puede llevar a rastras por lo que hay que ser siempre conscientes de nuestro nivel y si el viento es excesivo nos vamos a tomar algo al bar y a charlar con los amigos.

Campa, campa y vuelos de pollo

Una vez dominamos el tema de la campa con el parapente pasamos al siguiente nivel, a practicar despegues y aterrizajes. ¿Nos tiramos ya de la montaña? ¡NOOOOOO! Nos buscamos una zona con una buena pendiente en la que podamos practicar los planeos. Si echáis un ojo a “Zonas para hacer campa con parapente en Madrid” podéis ver cuál de ellas os va mejor.

Así que seguiremos haciendo campa y más campa con la diferencia de que podemos levantarnos unos metros del suelo y planear unos segundos. De esta forma practicamos los despegues y aterrizajes

Ya estamos listos, ¡A volar en parapente!

¡Bien! Ya dominas la técnica de la campa por lo que estás listo para dar tu primer vuelo en parapente.

La zona de vuelo dependerá un poco de cada escuela, pero lo habitual es una zona con un despegue fácil y un campo de aterrizaje grande. Y todo el vuelo será guiado por dos instructores, uno desde el despegue y otro desde el aterrizaje. Solo tenéis que hacer caso al 100% de lo que os manden y todo irá bien. Cuando menos lo esperéis estaréis de nuevo en el suelo y deseando volver a volar.

Una vez hayáis aprendido descubriréis que el parapente es una forma de vida. ¡A disfrutar!

¿Te hemos convencido? Mira lo fácil que es aprender a volar en parapente con nuestros cursos de DParapente.